¿CÓMO EVITAR LA PARALIZACIÓN DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA? PRIMERA PARTE DE TRES

En un diálogo tecnológico entre quienes integramos el gremio de la abogacía, las manifestaciones de culpar al sistema de justicia local, por no abrir sus puertas a quienes litigan, a raíz de la pandemia de COVI-19, no se hacen esperar y están a la orden del día; se escuchan propuestas por ejemplo; que, debe de haber un cambio radical, principalmente de quienes ocupan las magistraturas y quienes tienen su control administrativo.

Otras opiniones que circulan en redes sociales que vale la pena comentar; especialmente se dice en el Chat, “AbogadosColima256” especialistas en el área del derecho y específicamente en el litigio, me gustaría destacar a la abogada Nikola Vargova quien hace una importante propuesta al señalar que En lo último el sector salud avisó que la vacunación no sirve para minimizar la propagación del virus, sino para minimizar las consecuencias negativas de la enfermedad y el desarrollo grave.lo que nos puede sacar de esta crisis es ña justicia electrónica. Audiencias desahogadas mediante videoconferencias. Los niños tienen clases virtuales y las audiencias no pueden desahogarse virtual? Pues obvio es problema de la voluntad, no de la vacunación.

Tiene razón; la mayoría de la capacitación en materia de justicia, audiencias públicas y debates en tiempo real, software para contar con el expediente electrónico en su totalidad, desahogo de diligencias y cualquier tipo de audiencia, lo llevan otros tribunales del país, ¿por qué en Colima no? Si platicas con jueces y magistrados, para pronto te dicen, es que no tenemos dinero, no nos dan presupuesto, ya lo hemos pedido, pero no nos lo dan, ¡mmm! Lo más seguro es que si lo han pedido, pero como dijo don Teofilito, ni se los darán, ya ven cómo andamos en finanzas, y la causa de esta crisis judicial no es el dinero.

Todo va, hacia la tecnificación institucional, vean las clases en las diferentes universidades, tanto públicas como privadas, los cursos de capacitación; como: seminarios, talleres, diplomados, maestrías y doctorados de diferentes instituciones públicas, como la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ¡impresionante! el cupo de alumnado que admiten, actualmente estoy cursando un diplomado en derechos humanos en la Corte y la convocatoria admitía 100,000 (cien mil) alumnos; ¿se imagina? No hay límite para la tecnología, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, todo lo trabaja en línea. Ahora de manera digital, nos juntamos en familia, incluso en la vida privada cualquier comunicación, escuchamos misa, recorridos virtuales a museo, lugares recreativos, podemos visitar la capilla Sixtina, hacer recorridos virtuales en muchas ciudades del mundo a través de cámaras que, están grabando en vivo y que tú puedes estar en diferentes partes lugares y, lo observas todo y al momento real, consultas jurídicas, médicas, terapéuticas y todo esto y mucho más, es el realismo jurídico en nuestro país, pues la mayoría de los tribunales de justicia en México, ya tienen cuando menos lo indispensable para que el sistema de justicia no pare como nos está pasando en Colima.

www.angelduran.com