COMPROMISO SOCIAL – SOCIALIZANDO DATOS

Balvanero Balderrama García

balvanero@gmail.com / @Balvanero.B

Muchos temas están ahí, para retomarlos y comentar. Uno de ellos, el proceso electoral que renueva gubernatura, congreso y ayuntamientos -todo esto en lo local-, sus actores e instituciones; uno más, el inicio de un año calendario, ejercicio que incide en la elaboración de propósitos; y, por supuesto, el tema dominante desde marzo del pasado año, el Covid-19 y sus consecuencias, con la diferencia -de entonces a ahora- de la vacuna que ya se aplica en diversas partes del mundo, y también en México.

Pero mi tema es otro al iniciar este año 2021, que está macado por la esperanza, al menos en sus inicios. Hace cosa de unos años, hacia finales del mismo, en reunión con docentes, uno de ellos al tomar la palabra y expresar un buen deseo dijo esperar para todos: compromiso social. Me pareció excelente propósito, y por ello lo retomo. Compromiso.

Las dos primeras acepciones para la palabra en la RAE señalan: obligación contraída y palabra dada. En el pasado, de manera especial, la palabra otorgada era cumplida a cabalidad, no había medias tintas.

Aquí una relación de lo que espero para ti y para mi:

  • Compromiso con uno mismo, para sernos leal en lo que pensamos y en lo que hacemos, querernos más, cuidarnos y exigirnos en la medida de lo que podemos hacer. Luchar por nuestras utopías, vencer nuestros temores.
  • Compromiso con la profesión u oficio, la que desempeñemos, con pasión, lealtad, entrega.
  • Compromiso con la familia, con quienes hacemos nido -y a veces nudo-, para destrabar, construir y deconstruir ese futuro que vemos posible, unidos.
  • Compromiso con el otro, con quienes convivimos a diario y con quienes no conocemos, solidarios y comprometidos con quienes más necesitan, o menos tienen, aportando lo poco o mucho que sepamos o tengamos.
  • Compromiso con la naturaleza, nuestra casa, el oikos, para que aportemos nuestro esfuerzo en conservarla, en no contaminarla, en comprender que no somos dueños, que convivimos con otros seres vivos.

El compromiso que se adquiere desde lo individual tiene impacto en lo colectivo, en el entorno. Busquemos ser factores positivos y propositivos.

Que el nivel de satisfacción podamos incrementarlo en nuestro país (48.28%, enero 2020, BIARE), al percibir avances reales y concretos en el nivel de vida, salud, logros, relaciones personales, perspectivas de futuro, ocio, seguridad, la propia ocupación, por señalar unos ámbitos.

Eso, y mucho más que se queda en las ideas, son mis deseos para nosotras y nosotros en este incipiente 2021, y para toda la vida. Te envío un gran abrazo.

#PorTodoslosDerechosparaTodaslasPersonas