INTEGRANTES DE LA CSR RECHAZAN AUMENTO AL TRANSPORTE PÚBLICO

 Recolectaron durante una semana más de un millar de firmas de ciudadanos

 Aseguran que no hay razones para el aumento en la tarifa

 Exigen que los concesionarios primero cumplan con mejoras al servicio, entre otros

Un grupo de integrantes de la Coordinadora Socialista Revolucionaria (CSR), encabezados por Irvin Radillo, se manifestaron en el exterior de la Secretaría de Movilidad para dar a conocer su postura de rechazo al aumento del transporte público en Colima, pues consideran que lastimarán la economía de los colimenses, además que no existen razones, ni legales, ni de otra índole para justificar dicho aumento.

“Nos encontramos aquí en las instalaciones de Movilidad, porque queremos entregarle las firmas de los ciudadanos que están en contra de este aumento, que logramos colectar durante esta semana, un periodo corto de tiempo, con recursos limitados, pero logramos obtener un poco más del millar de firmas”, externó.

Al dar lectura al oficio que entregarán al titular de la Secretaría de Movilidad, Rafael Martínez Brun, la CSR señala lo siguiente: “Nos dirigimos a usted con preocupación por el anuncio que han hecho los concesionarios del transporte público en las últimas semanas sobre el aumento en la tarifa; ellos argumentan que debido a la aprobación del descuento estudiantil universal, es necesario aumentar 2 pesos al costo del transporte o incluso 4.50 pesos, si se quiere mejorar las unidades”.

“Sin embargo, un estudio hecho por expertos en movilidad dice otra cosa, de los estudiantes de entre 6 y 11 años, más del 70 por ciento van a su escuela caminando, lo que significa que solo serían 4 mil más en todo el estado, que dividido en los diferentes municipios y rutas, se trata de un número muy bajo”.

“El mismo Gobernador reconoce esta estadística; además, los camiones gastan la misma cantidad de combustible y tienen el mismo desgaste, lleven o no pasaje.

Los usuarios del transporte público somos estudiantes y trabajadores que lo utilizamos a diario, destinando una parte importante de nuestro salario por un servicio que presenta serias deficiencias, como: unidades en mal estado, ausencia de paraderos adecuados y baja frecuencia”.

“Además, en el 2017 los concesionarios mintieron para aumentar la tarifa de 6 a 8 pesos, pues prometieron que se capacitaría a los operadores, se renovaría el parque vehicular, se cumpliría con los horarios, se formalizaría el trabajo de los operadores, se instalarían paraderos oficiales, se mejoraría las unidades y se incrementarían en un 20 por ciento la frecuencia, a dos años de ese momento, seguimos esperando que cumplan”.

“Consideramos pues que no hay razones para aumentar la tarifa, con este anuncio los concesionarios solo quieren demostrar que tienen el control de la movilidad en el estado, un tema que debería abordarse, ante todo, como un servicio público y no como un simple negocio, por tanto, exigimos que no cedan ante los chantajes de los concesionarios y que se cumpla con el derecho de acceso a la movilidad urbana, a lo cual se pretende el referido aumento”, precisó.

Indicó que por el momento tienen conocimiento que existen mesas de trabajo en este tema, entre autoridades, Poder Legislativo y concesionarios, pero nunca han sido abiertas, además, saben que el próximo jueves estará en el Congreso el titular de Movilidad, por lo que están analizando las acciones que seguirán, para continuar mostrando su rechazo a este aumento de tarifa.

Finalmente, expresó que también estarán atentos a las reuniones del Consejo, que son quienes deciden si se da o no el aumento.