QUOD SCRIPSI, SCRIPSI – 13 DE AGOSTO 2021

HORACIO ARCHUNDIA

LA CRISIS DE ARMERÍA. Hace pocos años que el alcalde de Armería, Salvador Bueno, y el líder del sindicato de burócratas de ese municipio, Pedro Delgado, eran, como se dice coloquialmente: “Uña y mugre”. Se llevaban “requetebien”. El presidente municipal no olvidó nunca a su amigo “Jimy”, como es más conocido el dirigente burócrata. Porque si bien eran amigos desde antes, su relación se robusteció cuando Chava llegó a alcalde. Desde entonces, el primer edil armeritense dedicó todos sus esfuerzos  a facilitarle las cosas a Pedrito. Al tal Jimy le cumplió Chava todos sus caprichitos y le soltó cuantos recursos pidió para su gremio y para él. Todo fue luna de miel hasta que a Salvador Bueno le pareció prudente eficientar los servicios públicos, mejorarlos, contratando una empresa que se dedicara a la recolección de basura eximiendo al ayuntamiento de muchos gastos y obligaciones que absorbió la empresa. Ahí fue donde la puerca torció el rabo: Pedro Delgado se sintió rebasado cuando se le notificó que sus representados serían reubicados a otras áreas porque la empresa procesadora de basura tiene su propio personal.

Bastó eso para que el lidercillo mañoso que es Pedro Delgado sacara las largas uñas que tiene. Primero trató de presionar al alcalde, azuzando a los trabajadores en su contra diciéndoles que serían despedidos, cosa falsa por cierto. Luego trató de extorsionarlo pidiéndole, según fuentes confiables, un millón de pesos por “quedarse quieto”, y finalmente y ante la negativa de Salvador Bueno ante sus chantajes, emprendió una durísima campaña de desprestigio que ha incluido de todo: Desde decir que hay acoso y amenazas contra los trabajadores, hasta acusar al alcalde de recibir “moches” de la empresa a cambio del contrato. Desde luego que la burda estrategia del Jimy no ha funcionado, porque la gente de Armería, y entre ellos muchos trabajadores, ya no creen en Pedro Delgado. Pero aunque su estratagema insana no le ha resultado contra el presidente municipal, al lidercillo corrupto sí le ha salido buena para desviar la atención de un tema de corrupción que lo involucra: Y es el que tiene que ver con la basificación de varios de sus parientes cercanos. Porque mientras un trabajador cualquiera pasa años esperando ganar un juicio de basificación en el Tribunal de Escalafón, los familiares de Pedro Delgado han corrido con una “suerte” sospechosa ganando sus procedimientos legales con gran facilidad. Es decir que entre los trabajadores existe un gran descontento porque los ha relegado para privilegiar a su familia, lo que despierta sospechas hasta contra el Tribunal porque se rumora que el Jimy soltó sumas importantes de dinero para que sus parientes ganaran los juicios de sindicalización. Por eso, cuando se le venía encima el justo coraje de sus representados por esa sinvergüenzada que hizo para favorecer a sus parientes, halló en su rencor contra el alcalde el pretexto perfecto para que los sindicalizados olvidaran sus trácalas. Ahorita los trae envueltos en chismes contra Chava Bueno acusándolo de buscar correrlos y afectarlos. Es decir, pretende que los trabajadores le tengan resentimiento al alcalde para distraerlos de sus negocitos familiares mientras se enfrían las cosas.

Es claro que Salvador Bueno  no ha recibido algún tipo de pago o moche como lo dice Pedro Delgado, por la concesión de la recolección de residuos solidos. Ese es el rumor que Pedrito suelta para engatusar a los sindicalizados que quieren pedirle cuentas de sus tisnaderas. Es falso que Chava Bueno se haya robado, o haya vendido algún vehículo de servicios públicos. Pero es cierto lo de los familiares basificados del lidercillo, que prefirió dejar a muchos trabajadores en espera para meter a sus parientes primero.

Es falso que se le vaya a cobrar a la ciudadanía por la recolección de basura, como Pedro y sus pocos seguidores  aseguran. Pero si es verdad, es que los trabajadores sindicalizados trabajan seis horas al día y tienen prestaciones y bonos que no tiene ni el Presidente Municipal, ni ninguno de los regidores o directores del Ayuntamiento. Igualito que en otros ayuntamientos. Es cierto que Pedro Delgado metió mano para que de manera directa ganaran su base siete parientes suyos en un tiempo anormalmente corto, cuando  los trabajadores  tienen que esperar años. Entre los beneficiados con las trapacerías de Pedro  aparecen un hermano suyo, y entre esas personas varias a las que el  ex presidente Ernesto Márquez de manera oscura les dejó un nombramiento ilegal, como trabajadores de base sin merecerlo (¿Ahí si hubo moche?), estás y otras cosas sí son verdaderas.

En fin que Pedro Delgado (a) El Jimy está tratando de ganar tiempo para que se tranquilicen sus compañeros descontentos por las corruptelas que quieren investigarlo.

Por ahora, es evidente que pasando la crisis de Armería, cuando los trabajadores comprueben que lo que su dirigente les dice del alcalde son mentiras, van a buscarlo ahora sí para mandarlo a donde debe irse: A la chingada de la dirigencia sindical a la que le ha sabido sacar mucho provecho.

Por lo visto, está próximo el final del falso liderazgo de Pedrito  “El Trácalas” Delgado. Abundaremos.

POR HOY, BUEN DÍA.