QUOD SCRIPSI, SCRIPSI – 17 DE AGOSTO 2021

HORACIO ARCHUNDIA

LA TALA IRRESPONSABLE de árboles en Manzanillo tiene que ver con la holgazanería de los funcionarios de desarrollo urbano y del Instituto de Planeación. A cualquiera, desde la comodidad de sus escritorios, le autorizan permisos para talar árboles sin siquiera acudir al lugar y cerciorarse de que no se trate de un árbol en peligro de extinción o grande, irrecuperable. En las últimas semanas hemos visto la cantidad asombrosa de árboles casi extintos que son diezmados por constructores de vivienda, principalmente. En la más completa impunidad destrozan y dañan árboles con permisos firmados por el director de desarrollo urbano, Marco Antonio Vargas Varela, quien por lo visto no se molesta por supervisar que no estén matando un ejemplar irremplazable. ¿Habrá negocio de por medio o gratificaciones especiales para los inspectores de desarrollo urbano por permitir el notorio deterioro ecológico que se sufre en Manzanillo? ¿Estará enterada la alcaldesa Griselda Martínez? Porque si algo ha procurado la presidente municipal es reforestar y cuidar el medio ambiente…¿Sabrá que algunos de sus funcionarios autorizan destrozos y destrucción de árboles que tienen décadas creciendo y por ese solo hecho deben ser conservados?.

LA CRISIS EN SALUD NO ES SOLO SANITARIA. Han pasado los días desde la visita del presidente de la República, en la que anunció el apoyo de su gobierno al de Colima para la asignación de recursos que permitan el pago de salarios a los trabajadores colimenses  y todavía no se tienen disponibles los dineros ofrecidos. Se sabe bien que hay procedimientos ineludibles y que eso ha retardado la ayuda federal. Pero la clase trabajadora ha entrado en desesperación por la falta de pago y muchos empleados de gobierno están laborando bajo protesta, lo que causa deficiencias en el servicio porque además carecen de insumos y de   herramientas para brindarlo. La secretaria de Salud del gobierno del Estado ha respondido puntualmente a la lideresa sindical, Dolores González Meza, depositando a los trabajadores los recursos del Fondo de Ahorro que el Estado tenía disponibles en cuenta. Ahora quedan a la espera de los pagos quincenales. Lo cierto es que la pugna que existe entre la lideresa del sindicato del sector salud, Lola González, y su más acérrimo oponente, el doctor Audelino Guízar, tienen confrontados a muchos trabajadores y entre la espada y la pared  a la secretaria de Salud, Leticia Delgado, porque por un lado, los seguidores de Guízar fustigan a Dolores Gonzalez, acusándola de negociar con el gobernador por quedarse callada ante la falta de pagos, y por el otro Lola exige a la secretaria los pagos puntuales que no le dan porque no hay recursos. Lo innegable de todo esto es, sin duda, que en todo el sector en el Estado faltan medicamentos, instrumental, material de curación, herramientas y equipo, pero además falta personal en todas las áreas; lamentablemente también en lo humano hay un problema irreversible: Los tratos déspotas y prepotentes de muchos funcionarios de confianza que han rebasado la ley atentando contra los derechos elementales del personal de base y sindicalizado. Esto sucede bastante, por ejemplo, en el Hospital Civil de Manzanillo, en Salagua.

Abundaremos.

POR HOY, BUEN DÍA.