QUOD SCRIPSI, SCRIPSI – 17 DE MAYO 2022

HORACIO ARCHUNDIA

EL RUIDO DE LA OPOSICIÓN. Cualquiera que lea a los columnistas y escuche a los locutores identificados con el pasado régimen local, identificará con rapidez la “línea” tendida desde las fincas solariegas de algunos poderosos políticos priistas: Hay un objetivo preciso, claro, bien trazado, y es este: Deben desgastar, atacar, denostar y debilitar el proyecto de Indira Vizcaíno en Colima, para impedir que el Movimiento de Regeneración Nacional siga conquistando espacios o conserve los que tiene en el proceso electoral del 2024.

El gobierno de Indira, con escasos recursos de qué echar mano por tenerlos comprometidos en el pago de las terribles deudas pasadas, y por la escasez que provocan compromisos insalvables en el gasto corriente, ha empezado sin embargo bien el segundo trimestre inaugurando obras y atendiendo necesidades apremiantes de la población. No hay un día en que la gobernadora no esté en contacto con la gente y con ello no hay un día en que no convenza a los colimenses de que las cosas, a pesar del acicate de la violencia y del caos social que heredó, van bien.

Desde la Casa de Gobierno como baluarte, ya no como residencia personal, en la toma de decisiones, Indira mantiene firmes los brazos en el timón del barco que comanda, sin doblarse ante una oposición plagada de mañosos de la política que un día buscan amedrentarla con amenazas sembradas y otro pretenden dividirle la legislatura tratando de boicotear las decisiones en el Congreso local.

Persistente y decidida como es, la gobernadora no se tambalea ante el caprichoso reclamo del viejo establishment priísta que exige a los diputados de Morena aprobar la revocación de mandato nomás porque ellos dicen, no porque la entidad la requiera ni porque el pacto federal obligue.

Para ponerla en entredicho recurren al antiguo esquema: Lo que se hace en el centro aplica en la provincia, como queriendo olvidar el hecho de que siendo los Estados de la República libres y soberanos, cada uno decidirá si establece en su territorio la dichosa revocación, que, dicho sea de paso, y de acuerdo a las excepcionales circunstancias, en Colima no es prioridad.

Prioridad es lo que está haciendo Indira Vizcaíno: Tomar decisiones y programar estrategias para acotar el avance de las bandas criminales, atender a los colimenses cara a cara, entregar apoyos y ofrecer servicios, facilitar trámites y gestionar recursos.

Lo demás es grilla y afortunadamente así lo ven los colimenses. Pero de cualquier modo, que haya calma: Si llegado el momento, se decide en la legislatura del Estado aprobar la revocación, éste procedimiento le correspondería aplicarse al gobernador que asuma el cargo en el año 2027. Así que si la oposición y sus voceros intentan descalificar por ese lado a la gobernadora, más les vale recordar que aunque sigan haciendo ruido no serán escuchados por las mayorías que en la elección del 2018 los mandaron a la banca, donde habrán de permanecer por mucho tiempo y de la que quizá ni se levanten políticamente nunca más.

POR HOY, BUEN DÍA.