“SALVEMOS A LAS ABEJAS Y SALVÉMONOS NOSOTROS”, PIDE SUBSECRETARIO DE SADER

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), hizo un llamado a fortalecer la conciencia colectiva y realizar acciones a fin de proteger a las abejas, que junto con otros polinizadores, garantizan la biodiversidad y la seguridad alimentaria, pues por lo menos 75 por ciento de los cultivos que sirven para la alimentación requieren ser polinizados para su producción y reproducción.

Víctor Suárez Carrera, el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria, expresó “salvemos a las abejas y salvémonos a nosotros”, al conmemorar de forma anticipada el Día Nacional de las Abejas que se celebra el 17 de agosto.

Con información de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dijo el funcionario que la actividad humana amenaza a las abejas; está en peligro de extinción el 35 por ciento de los polinizadores invertebrados, como las abejas y las mariposas y el 17 por ciento de los vertebrados, como los murciélagos.

Indicó que además hay una disminución preocupante de las poblaciones de todos los polinizadores. Las causas están en las prácticas agrícolas, en particular el monocultivo, el uso de plaguicidas, incluidos insecticidas neonicotinoides, las enfermedades y plagas, el cambio de uso de suelo y el calentamiento global.

Consideró que la política pública tiene una alta responsabilidad en la preservación y cuidado de las abejas y, por eso, es importante mantener esfuerzos como el decreto presidencial del 31 de diciembre de 2020, que ordena la eliminación gradual del glifosato y restringe el uso de maíz transgénico.

Manifestó que “persistamos en el cumplimiento del decreto y exhibamos a las empresas que apuestan por su uso, expresó al tiempo que llamó también a la ciudadanía a realizar acciones en favor de las abejas, como reforestar, no deforestar, sembrar jardines y flores y no usar plaguicidas”.

Por su parte Leydy Pech, integrante del Colectivo de Comunidades Mayas de Los Chenes, dijo que las abejas aportan y contribuyen a la conservación del territorio de la península de Yucatán.

Sin embargo, “todos los días se están muriendo debido a las fumigaciones aéreas y al uso de plaguicidas, que son venenos altamente peligrosos. Y este territorio, que era rico en biodiversidad, hoy lo vemos con preocupación; está ganando terreno la agroindustria, con siembra de transgénicos y con la siembra de arroz y soya”, que desplazan selva, apuntó.

Leydy Pech, conocida mundialmente como “La Guardiana de las Abejas”, y quien fue galardonada en 2020 con el Premio Medioambiental Goldman, dijo que las abejas son patrimonio de las familias campesinas y su destrucción amenaza la posibilidad de que las generaciones futuras del pueblo Maya se queden en su tierra y puedan trabajar allí.

Exigió que la política pública establezca con prioridad mecanismos para garantizar la permanencia y conservación de las abejas y del territorio. No es una responsabilidad sólo de los apicultores o los meliponicultores, es de todos, pues la abeja realiza aportaciones ambientales y alimentarias invaluables.

Expresó que “hay que prohibir ese uso de plaguicidas, hay que prohibir la deforestación, y si eso no sucede, si eso no se garantiza, es muy difícil que podamos garantizar el futuro de nuestras siguientes generaciones”.

Leslie Ávila Flores, integrante de la Estrategia de Acompañamiento Técnico (EAT), señaló que Producción para el Bienestar tiene en su padrón a más de 24 mil 500 productores que cuentan entre una y 100 colonias de abejas Apis o Meliponinos. De ellos, la EAT atiende a un universo de alrededor de seis mil productores, presentes en 22 estados de la República Mexicana.

La EAT, precisó, impulsa prácticas agroecológicas como el manejo eficiente del espacio interno de la colmena; el cambio de reina: al menos una vez al año; prevención y control de plagas y enfermedades y la alimentación complementaria energética y proteica.

Este año, PpB ha entregado apoyos directos a 24 mil 615 apicultores de entre una y 100 colonias, por un monto total de 152 millones 300 mil pesos. La EAT del Programa atiende a seis mil 101 productores en 120 municipios de 22 estados. La Estrategia induce mejoras en el sistema productivo por medio de prácticas agroecológicas. Un objetivo fundamental es elevar la productividad y el impulso de la organización para la comercialización.