TONALTEPETL – 12 DE AGOSTO 2021

Gustavo L. Solórzano

Los viajeros que a lo largo de la historia han llegado a Colima, se han maravillado de su gente, de sus playas y los deliciosos cocos, entre otros lugares y productos. ¿Sabía usted que la estructura del agua de coco es compatible en casi su totalidad con el plasma de nuestra sangre y nuestro torrente sanguíneo? No es exageración decir qué, el agua de coco fue utilizada en el pasado como sustituto de la sangre para salvar muchas vidas durante los conflictos armados en las grandes batallas.

Los expertos en salud natural dicen que al consumir agua de coco estará usted fortaleciendo su sistema inmunológico y eliminado todas esas bacterias que causan infecciones en el tracto urinario, enfermedades genitourinarias, infecciones en nuestros riñones resfriado, tifus, y encías, entre otras.

Cuando bebemos agua de coco, aumentamos nuestras energías y la producción de hormonas de la glándula tiroides. El agua de coco hidrata y hace que nuestra piel este más radiante durante todo el día, además, funciona como el mejor diurético natural que haya usted conocido.

Junto con los cocoteros, en Colima se cultivan el maíz, frijol, melón, sorgo, limón, mango, pastos, plátanos, etc. Orgullosamente en nuestro estado, se han logrado trabajar hasta 14 mil 440 hectáreas de este cultivo y logrando con ello, una producción de más de 18 mil toneladas de coco anuales. Tecomán, Armería, Manzanillo y Coquimatlán, son los municipios que ponen en alto a los colimotes con ello.

Sin duda, son muchos los beneficios que nos aporta el agua de coco además de que de ahí, se derivan muchos productos benéficos para nuestro paladar y fortalecimiento de nuestra salud: el agua nos aporta potasio, es rehidratante con bajas calorías y ayuda a regular la presión sanguínea. Como ejemplo, cito los siguientes productos: Aceite de coco: se emplea en la elaboración de jabones, cosméticos, velas, glicerina y otros insumos industriales. Contiene ácido láurico, con el que se produce leche: Dulces, Crema de coco, Harina de coco: se utiliza como alimento en la ganadería y en la agricultura para hacer abono. Fibra de coco verde: se utiliza para hacer tejidos naturales como cuerdas, rellenos para colchones y como sustrato para las plantaciones hidropónicas. Cáscara dura del coco: se aprovecha como combustible para calderas lo que lo convierte en una fuente de energía natural.

Cada tres meses, aproximadamente, “el palmero sube a la palma y de los cocos mas grandes, le hace su carga al arriero”. Mas de cincuenta cocos produce una palma al año, siempre y cuando esté en condiciones favorables. Al respecto, destacan a nivel nacional las costas de Guerrero, naturalmente Colima, Campeche, Chiapas, Jalisco, Michoacán, Tabasco, Nayarit y Veracruz. Como estados productores de coco y sus derivados. Disfrutemos lo nuestro, contribuyamos con el comercio local y respaldemos nuestra economía.

ABUELITAS:

Aire, sol, agua, descanso, oración y una actitud mental positiva, pueden ser nuestro mejor médico. Sigamos cuidándonos y a nuestras familias. Es cuánto.