TONALTEPETL – 9 DE AGOSTO 2021

Gustavo L. Solórzano

México, creo en ti, en forma tal que tienes de mi amada, la promesa y el beso que son míos, sin que sepa por qué se me entregaron: no sé si por ser bueno o por ser malo, o porque del perdón nazca el milagro. Fragmento de “El Credo” (México, creo en ti.). Ricardo López Méndez

Algunas personas amigas me preguntan sobre la importancia de perdonar, hoy les comparto un poco sobre el tema.

La carga que cada persona decide traer sobre su espalda, sin duda es responsabilidad personal. perdonar no es solo olvidar temporalmente las “ofensas, sino limpiar el corazón de cualquier sentimiento de venganza o de dolor. Muchos autores hablan de la necesidad de perdonar no tan solo por el “otro”, sino por el hecho de no andar cargando algo que no nos corresponde, además de innecesario, causa problemas a nuestra salud.

La piedra en bruto agradece a las manos que la transforman en una bella imagen de gran valor. El grano de trigo agradece a las manos que lo tiran al suelo. Multiplicándose en muchos granos qué aplastados, contribuyen al festín en nuestra mesa. El hierro se deja doblar bajo la presión de altas temperaturas y agradece perdonando a quienes lo modelan transformándose en un aditamento que brinda seguridad y comodidad. Finalmente cito aquel pensamiento de Rabindranath Tagore, “Sé cómo el sándalo, que perfuma el hacha del leñador que lo hiere”. Perdonar es impositivo si usted quiere ser feliz, el perdón verdadero es como una paloma mensajera, tarde o temprano regresa al nido de donde proviene, igual que las mentadas que no son de menta.  

Jesús el cristo, viene a la tierra precisamente para traer a los que la habitan en su época, el milagro del perdón, quizás la forma de amor mas grande que alguien puede expresar a otro ser. El perdón es libertad, sanación, paz, armonía, descanso, etc. para quien lo otorga y para quien lo recibe. Representa una oportunidad para reconciliarse consigo mismo y con el mundo que le rodea, ver la vida desde un ángulo nuevo, distinto y pleno.

Cuando una diferencia surge entre dos personas, es entendible porque somos humanos, el problema surge cuando el ego de una persona se siente ofendido y decide quedarse ahí. Pues se pierden grandes amistades, relaciones de pareja, familia y compañeros de grupo laboral o de otra índole. Por otra parte, cuando las diferencias surgen entre adultos, de pronto resulta hasta risible, porque adoptan actitudes pueriles que solo muestran, comen todos los casos, inmadurez, falta de criterio y de amor propio.