Alumnas de UdeC donan cabello para niños con cáncer

Esta semana, en la delegación Manzanillo, se realizó una donación colectiva de cabello para contribuir a la campaña que coordina el Voluntariado de la Universidad de Colima, con la que se busca elaborar pelucas oncológicas.

En esta convocatoria se entregaron cerca de 40 trenzas gracias al esfuerzo de estudiantes, docentes y personal administrativo de los bachilleratos 9, 14 y 27 y de la Facultad de Contabilidad de Manzanillo, así como del personal activo y jubilado de la Delegación de Manzanillo.

La invitación se publicó por redes sociales y se dirigió a estudiantes, trabajadores y público interesado en participar. La entrega se realizó en el Centro de Tecnología Educativa. La dinámica de esta donación se desarrolló de dos maneras: el corte en dicho momento con el apoyo del Instituto Técnico de Belleza “Amarán”, así como el acopio de cabello previamente cortado y almacenado.

Al tomar la palabra, Blanca Liliana Díaz Vázquez, presidenta del Voluntariado de la UdeC, acompañada por Ana María Gallardo Vázquez, delegada de Manzanillo, explicó que la institución receptora del cabello donado está agradecida con labor de la Universidad, y agregó que ésta continuará apoyando.

De igual forma, agradeció a los y las donadoras y a la Delegación Manzanillo por su participación activa en esta campaña: “Sin el entusiasmo de todos ustedes, nosotros no podríamos hacer esta entrega”.

Entre los donadores, José Miguel Barragán, jefe de Servicios Generales en la delegación Manzanillo, expresó que la idea de donar su cabello surgió durante la pandemia y debido al cierre de negocios de corte de cabello; así, cuando se enteró de esta campaña y de que hay una fábrica de pelucas oncológicas en Colima, dejó crecer su cabello hasta que llegará a la medida requerida: “Me siento contento de apoyar esta causa y quizá lo volvería a hacer en otra ocasión”, comentó.

Laura Citlalli, estudiante del Bachillerato 9, dijo que la motivó a donar su cabello el querer ayudar a las personas con cáncer, “y saber que después habrá una sonrisa en su rostro me hace sentir muy feliz”.

Por último, Xiomara Belén, del Bachillerato 14, comentó que a ella la impulsó la convicción de ayudar emocional y físicamente a quienes padecen esta enfermedad, ya que el cortarse el cabello para donar no implica ninguna afectación para ella: “El cabello vuelve a crecer y no hay ningún problema”.