OFICIO DE LA PARTERA ES MÁS AMPLIO DE LO QUE SE CONSIDERA Y TIENE UN PASADO PREHISPÁNICO

Está resurgiendo el oficio de las parteras en el país, mujeres que además de lo práctico, se encargan de atender lo espiritual, además la sociedad se inclina a lo natural, dijo Marcela Pérez, estudiante de Partería en Casa Maya de la Ciudad de México y participante del Congreso Nahulapan que se celebra en El Paraíso, municipio de Armería.

Señaló que el trabajo de la partera es más amplio de lo que se considera y tiene un pasado prehispánico, época en donde tenía un gran valor, pues “las parteras atendían desde la menstruación en las niñas hasta enseñar cómo crecen los hijos, todo un acompañamiento demasiado antiguo, tanto que los mexicas tenían a la partera como una persona de mucha importancia en la sociedad”.

Explicó que las parteras pueden acompañar el proceso menstrual en las niñas, la sexualidad en las mujeres, fertilidad e incluso la fecha de embarazo.

También se encarga de los cuidados de la madre, “del cuerpo que se ha desgastado tanto para que se recupere y vuelva a ser funcional; que no haya hemorragias, piso pélvico que antes llamaban cerrar las caderas y de los primeros problemas de los bebés, así como enseñar a las mamás a amamantar a los hijos”.

Comentó que en la actualidad las mujeres van con la ginecóloga, pero hay lugares alejados de las ciudades donde se atiende con una partera porque son pocas las mujeres las que tienen el acceso a los servicios de salud.

Dio a conocer que en la Ciudad de México hay 10 escuelas de partería, así como otras tantas en Guadalajara y siguen creciendo los espacios donde muchas mujeres se están preparando para ese oficio.

Aclaró que las parteras son personas preparadas y su práctica está regulada.