CUENTA COLIMA CON 8 LUGARES PRIORITARIOS PARA SU CONSERVACIÓN

+El ambientalista Álvaro Martínez señaló que son áreas en las que se pueden encontrar especies de flora y fauna poco usuales

En Colima, se cuenta con ocho sitios naturales que deben estar entre las zonas prioritarias de conservación, puesto que son áreas en las que se pueden encontrar especies de flora y fauna poco usuales o sin registro en la entidad, consideró el ambientalista Álvaro Martínez Spíndola.

El Cerro de la Media Luna,  el humedal de Tecuanillo, Potrero Grande, Estero Palo Verde, el corredor que va desde el Volcán a Cerro Grande, la sierra de Ixtlahuacán, la Laguna de Cuyutlán y la Laguna del Valle de las Garzas son los sitios ubicado en los distintos municipios, los cuales –dijo- tienen una gran biodiversidad.

Al referirse detalladamente a cada uno de los lugares, el ambientalista indicó que en el caso del Cerro de la Media Luna, cuenta con una gran riqueza biológica; tiene cercanía con las poblaciones de La Sidra, El Algodonal y Pueblo Juárez (Coquimatlán), una región en la que se pueden encontrar especies no registradas y “raras”.

El humedal de Tecuanillo, El Chupadero, que se encuentra en Tecomán y Potrero Grande, a un lado del Aeropuerto de Manzanillo, son sitios Ramsar que tienen gran riqueza biológica dentro del concepto de humedal (parcialmente inundado), donde se puede encontrar flora y fauna pocos usuales.

El Estero Palo Verde (Armería) que es un espacio de refugio importante para aves; mientras que el corredor que va desde el Volcán a Cerro Grande (Minatitlán) y hasta Manzanillo; cuenta con un estudio técnico para nombrar área natural protegida a esa zona, donde se han detectado especies como el jaguar.

La sierra de Ixtlahuacán, un sitio poco conocido por el turismo, es un lugar con selva mediana y selva alta –comentó- en donde se pueden encontrar encinos; es por Conabio (Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad) un lugar prioritario para la conservación de especies.

Sostuvo que la Laguna de Cuyutlán (Manzanillo) se debe declarar área natural protegida para cuidar los vasos (3 y 4) y que el crecimiento portuario se designe a los vasos que ya están dañados; por su parte, la Laguna del Valle de las Garzas (Manzanillo) que podría ser un lugar prioritario de conservación.

Añadió que la entidad es un lugar especial para el medio ambiente porque se encuentra exactamente entre dos zonas: la neotropical y la neártica, por ello, el territorio colimense comparte flora, fauna y demás características de ambas, lo cual la convierte en un sitio de riqueza y gran diversidad biológica, a pesar de ser un estado pequeño.

Detalló que se cuenta con una gran variedad en especies de animales, como el oso negro y el lobo mexicano, en el norte del estado; pero también el oso hormiguero, en el sur.

Además, aseguró que hay registros de ejemplares del mono araña que pudieron haber estado en territorio colimense, y consideró que todavía falta hacer exploración en la entidad para conocer toda la gran variedad de flora y fauna.

Para concluir, el ambientalista consideró que para conservar dichos sitios naturales es importante que las personas puedan conocerlos, y de esa forma valorar su importancia, de lo contrario no se les daría el valor que realmente merecen.