LA POLICÍA SIN SEGURIDAD SOCIAL – HUMANITAS

 Mtra. NIKOLA VARGOVA

Un cambio que ya no es tan reciente y en la realidad genero varios problemas en la sociedad fue el cambio de la modalidad 40 a la modalidad 38 del seguro social. Las palabras que se quedaron desprotegidos varios trabajadores del Gobierno del Estado talvez suenan fuertes, pero el impacto en ningún momento puede justificarse con algún ahorro en los gastos del Estado. Es cierto que cobertura de cada modalidad del seguro social es distinta y no es necesario comentarla, pero ¿es correcto si el trabajador los derechos ya adquiridos pierde, o se le restringen?

Nuestra Constitución en su artículo 14.- habla de la prohibición de la retroactividad, pero en este dado caso no se refiere únicamente a las normas aplicables en la materia penal. Este articulo establece el principio de la irretroactividad de la ley y en el conjunto con el artículo 1º constitucional, que establece que las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección mas amplia, nos da la respuesta a la pregunta formulada anteriormente. No es correcto, si un trabajador pierde o se le restringe algún derecho, asimismo no es correcto si se realiza el cambio del seguro social a la modalidad que cubre menos servicios, porque se trata de un acto violatorio a los derechos del trabajador protegidos en el nivel constitucional. La Ley Federal de Trabajo obliga asegurar a cada trabajador y junto con las leyes especiales relacionados con los trabajadores del Gobierno forman normas relativas que regulan los derechos humanos, que regulan en este caso derecho al seguro social. El argumento del ahorro en los gastos del Estado se en cierto aspecto puede reflejar como el interés social pero la verdad es lo contrario. Un policía, que cada día está arriesgando la vida por la seguridad de nosotros, cuando está en el riesgo de la vida por alguna enfermedad grave como el cáncer, ¿ya no puede estar atendido? El Estado talvez ahorra de los gastos, pero las familias, nosotros ciudadanos no porque finalmente los gastos médicos tenemos que pagar de nuestra bolsa, a parte de la inhumanidad en relación con tan despreciado trabajo de la policía. Todos hablamos sobre la inseguridad, pero los que en la realidad la viven diario en la calle no les podemos dar el derecho ni estar bien atendidos en el hospital, respetar su derecho al seguro social y a la salud.

El estado es una familia, es un organismo, un ecosistema humano donde cada persona tiene su función especial, donde cada ciudadano a parte de votar tiene derecho participar a la vida pública, dar sus opiniones no nada más conformarse. Cerrar llave en un lugar se va reflejar en la presión que nos obliga abrir la llave en el otro lugar. Ahorrar en una esfera se refleja en el gasto en otra parte. Pues y la atención medica es lo mas importante que nos puede asegurar el Estado. Ahora con la aplicación de las vacunas contra COVID-19 no se argumenta el ahorro, aunque se trata de una actividad temporal, pero la cobertura justa de las enfermedades graves que pueden causar la muerte de un ser humano debería ser el objetivo ante todo el gasto. Como dice mi maestro, somos humanos y todos nos necesitamos.