MUERTO EL REY, ¡VIVA LA REINA ¡- AL DESNUDO

Edgar Rodríguez

Los mismos que con sus escritos periodísticos apoyaron con todo a José Ignacio Peralta Sánchez según ellos por pertenecer a la gente bonita de Colima, hablar inglés, haberse graduado en Economía en el ITAM y Essex University, y rozarse con el ahora expresidente de la República Enrique Peña Nieto y “varios de sus colaboradores”, dizque convencidos de que “todo sería mejor a partir del 11 de febrero de 2016”, fecha a partir de la cual los colimenses vivirían mejor con él nuevo gobernador porque emprendería ”una campaña implacable contra la corrupción, la impunidad, la inseguridad, la improvisación y el despilfarro, y que sanearía las finanzas estatales, propósitos para cuyo cumplimiento se haría acompañar de los mejores elementos”, a tres meses de que concluya el actual gobierno estatal, se dicen profundamente decepcionados.

A toro pasado y cuando el rey para ellos ha muerto, muy valientes, denuncian que el sobrino de Héctor Sánchez De La Madrid “integró a su Gabinete a varios de sus cuates y a otros funcionarios que no tenían el mejor perfil para desempeñar el cargo, por lo que, obligado por las circunstancias, tuvo que hacer cambios y enroques que tampoco funcionaron”. Los porristas de la reina Indira Vizcaíno acusan al rey feo de haber dejado de lado “iniciativas necesarias como el reordenamiento vial de la ciudad de Manzanillo, la rehabilitación integral del equipo y la red de agua potable de la zona conurbada Colima-Villa de Álvarez y la construcción de pasos a desnivel en las cruces del Ferrocarril con las vías urbanas”.

Los analistas que tanto incienso le quemaron al mandatario Peralta Sánchez hasta hace unos cuantos días, ahora que le empezó a hacer agua la canoa le recriminan “despilfarros y falta de una previsión y planeación adecuada” que llevaron a su administración a la bancarrota, “situación que desde el año anterior resentían los proveedores y contratistas del gobierno, que por más vueltas que echaban a la Secretaría de Planeación y Finanzas, no recibían su pago”.

“La decisión que asumió el gobernador del estado, Ignacio Peralta Sánchez, en privilegiar el pago de créditos a corto plazo por encima de los sueldos de los trabajadores y de las participaciones de organismos autónomos y descentralizados de la administración pública, tuvo sus repercusiones políticas que además de calificarlo como un mal administrador, lo verdaderamente grave es que se evidencia el problema financiero en el que se encuentra el estado”, se puede leer de otro columnista arrepentido.

Hasta un siempre ecuánime miembro del Club Primera Palana se lanzó contra el rey caído en desgracia acusando que “En las arcas públicas de la tesorería del Gobierno del Estado se ha acabado el maíz, y si falta el maíz, falta el nixtamal y al faltar el nixtamal, tampoco hay masa y por lo tanto no hay tortillas. Cuidado. ¡Mucho cuidado! La gente puede aguantar a que llegue el dinero para que le paguen el aguinaldo; puede soportar las mentiras de que el aumento de sueldo está por llegar y soportar estoicamente los descuentos que le hacen para aportaciones al partido en el poder, porque a fin de cuentas de ahí le viene la chamba. Pero… ¡No les digan a los trabajadores que no hay dinero para pagarles y que esa situación se puede extender por muchas semanas más!

Sin piedad sentencia que, “a estas alturas el pueblo en general ya ha juzgado al gobernante y lo declara culpable de toda esta crisis en que se encuentra sumido su gobierno y no habrá explicación que valga, viniendo de él. Si ya en diciembre pasado el Gobernador hablaba de la carencia de recursos para el pago de aguinaldos, expresando que si el Gobierno Federal no los apoyaba sería la primera vez en la historia que eso sucediera, hoy la situación se ha vuelto angustiosa ¡y peligrosa! Porque no estamos hablando de aguinaldos o algún extra. Se trata del jornal a que tiene derecho todo el que trabaja y, quien lo recibe, no acepta retraso alguno ni justificaciones”.

Cierto es que al gobernador Peralta Sánchez se le ha venido el cielo encima y que las manifestaciones en su contra columnistas que antes lo elogiaban irán subiendo de tono y pueden transformarse en un polvorín imposible de parar. También, que “al arranque de su gobierno prometió enjuiciar al exgobernador Mario Anguiano y a otros saqueadores de las finanzas públicas, pero a la fecha nadie está en la cárcel y el pretendido cobro de más de 600 millones de pesos que se le adjudican a Mario, sigue pendiente”. Por todo ello y mucho más, muerto el rey José Ignacio, ¡viva la reina Indira ¡

Se dice que…

* El gobernador José Ignacio Peralta Sánchez no es el único que sufre la falta de dinero, las declaraciones hechas por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en la conferencia mañanera del jueves 5 de agosto de 2021 sobre los problemas financieros que enfrenan gobiernos estatales y municipales al cierre de sus gestiones, así lo demuestran.

* Según el presidente AMLO “Se envían recursos, participaciones que les corresponden a estados y a municipios. Pero bueno, por la crisis que se originaron por la corrupción del periodo neoliberal hay ayuntamientos, hay gobiernos estatales que no tienen para pagar la nómina”.

*“Ahora están terminando algunos gobiernos y no tiene para pagar la nómina. Desde luego ellos debieron cuando tomaron posesión de haber actuado, lo que heredaron, deudas muy grandes, y no hicieron además los ajustes necesarios. La austeridad es fundamental, no es un asunto administrativo solamente, es un asunto de principios, el cuidar que el presupuesto alcance, rinda”.