NUEVO RECTOR DEBE MODERNIZAR A LA U DE C Y PRIVILEGIAR EL DERECHO A UNA EDUCACIÓN CIENTÍFICA – DEMOCRACIA DELIBERATIVA

Por Ángel Durán

La Universidad de Colima ya cuenta con nuevo rector, Dr. Cristian Jorge Torres Ortiz Zermeño, salido de su propio seno, sin cambio alguno que haya influido desde el exterior, pero sí es de las filas, de quienes durante décadas han venido manejando la vida universitaria.

Independientemente de ello, se espera que la Universidad sí haga cambios importantes, sobre todo; forjar un pensamiento más de carácter humanista, progresista e ingresar a nuestra alma Máter, en aquellas instituciones académicas que hagan más investigación científica.

La Universidad de Colima ha sido un referente a nivel nacional e internacional, recibió muchos elogios en el pasado, solo por recordar, el haber creado el disco compacto que contenía la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y que ahora ha sido ampliamente desarrollado, por nuestro máximo tribunal constitucional.

Nuestra institución académica, ha creado en el mercado laboral, el mayor número de profesionistas que ocupan los principales cargos públicos y privados en nuestra entidad federativa y en parte a nivel nacional; no obstante, como institución mexicana, también ha estado imbuida en los grandes problemas que aquejan a la sociedad mexicana (corrupción, impunidad, antidemocracia, entre otros).

Por ello es que, el Rector debe analizar toda esta problemática que es de sobra conocido por la sociedad colimense; ¿qué tendrá que hacer? Democratizarla, no ser intolerantes a la crítica, conciliar los problemas sindicales y derechos laborales entre el propio personal de la Universidad, mejor manejo de grupos de poder, ampliar la oferta académica, sobre todo, en posgrados, evitar la producción de empleados públicos y crear condiciones para oferta del emprendedurismo e independencia laboral, invertir en ciencia y tecnología, ser transparente y alejarse de sospechas de corrupción con otras instituciones académicas, incluyendo la malversación de fondos, crecer en infraestructura para garantizar la demanda académica, entre muchas más necesidades que la sociedad espera.

La Universidad, debe de hacer un trabajo de alto nivel académico, tiene toda la infraestructura primaria y si la potencia con la preparación académica de investigadores (muchos de ellos son de nombre y solo cobran por ello, pero no producen nada) que han salido de sus propias aulas e investigadores externos, el resultado sería mucho mejor para beneficio de la humanidad, pues la educación que debe de impartir el Estado Mexicano, debe ser aquella, que se apegue a conseguir el detonante del desarrollo integral del ser humano, utilizando la ciencia y la tecnología.

Es así que, el nuevo Rector, tiene en sus manos el destino de la Universidad pública más importante en nuestra entidad federativa, él sabe, que su designación marca un antes y después.

El anhelo más importante que tiene la sociedad, es, que se supere esa barrera entre; un Rector que trabajaba solo con las cúpulas de poder, hacia un Rector que trabaje más bien como un servidor universitario al servicio de la educación colimense y de México, con una visión de enfoque transformador de las causas que lastiman a la educación pública, pues necesitamos una educación que sea factor de cambio y pensamiento social.

Enhorabuena y felicidades por su nombramiento señor Rector; un gran reto y sepa que, el anhelo que la sociedad espera de usted, es que, le dé un nuevo rumbo de democracia educativa a la Universidad de Colima. Institución académica que es de todos los colimenses y los mexicanos.

www.angelduran.como

abogado.angelduran@hotmail.com