OÍDOS SORDOS DE AUTORIDADES HACIA LOS TRANSPORTISTAS; NADIE ATIENDE SUS DEMANDAS: DIP. CLAUDIA YÁÑEZ

  • Concesionarios del transporte público han pedido una reunión conjunta con el gobernador, diputados locales y alcaldes; no les hacen caso, señala la legisladora.
  • Transportistas dicen estar desamparados institucionalmente; aseguran que el gobierno estatal ha invertido cero pesos para modernizar el transporte.

 

La diputada federal Claudia Yáñez Centeno, precandidata a la gubernatura por el partido Fuerza por México, tras haberse reunido con diferentes líderes estatales de varias organizaciones del transporte público de taxis, camiones urbanos, sub urbanos, camionetas de pasaje y carga, informó que todos ellos se quejan de falta de atención por el desorden en la Secretaría de Movilidad Secretaría de Movilidad del Gobierno del Estado de Colima, así como del  burocratismo y desinterés que existe en los tres niveles de gobierno.

Dijo la diputada que, Invitada por los dirigentes de transportistas a diversos encuentros, le han pedido que escuche y problemática y los respalde en sus planteamientos para el necesario proceso de modernización vehicular y de servicios al público.

Comentó, en entrevista, que “se necesita decisión y fuerza de voluntad para resolver ese y otros muchos problemas sociales en nuestro estado”, lo que han pedido los concesionarios del transporte público es una reunión con el gobernador, los diputados locales y los alcaldes en forma conjunta; lo que desean con sus manifestaciones es ser escuchados y atendidos en sus demandas, que se analice el fondo de la problemática y se den soluciones integrales”.

Agregó la precandidata al Gobierno Estatal que el servicio del transporte público en Colima requiere una reorganización a fondo, aun reconociendo y considerando la dificultad que implica hacerlo, pero si los gobiernos esperan cruzados de manos a que los concesionarios se modernicen solos, y la única acción institucional es exigirles su modernización sin que se cumpla la parte que le corresponde al gobierno, permanecerá atorado el asunto.

Señaló que “todos los esquemas modernos de transporte público han necesitado de la mano de los gobiernos, pero los transportistas de Colima han estado abandonados por muchísimos años, y antes sobreviven, sin la necesaria reciprocidad en los apoyos institucionales; gestiones para financiamiento y renovación de unidades, así como actualización de rutas, respeto de los horarios y revisión oportuna de tarifas.

Al considerar que, aunque el rezago del transporte es un problema que mayormente compete a los gobiernos, Claudia Yáñez indicó que los concesionarios argumentan que la crisis del transporte se agravó por la pandemia, ya que cerraron escuelas, empresas, negocios y dependencias federales y estatales, lo que redujo en más del 60% la movilidad en el pasaje y están al borde de la quiebra, lo que se agrava con la pretendida operación de los mototaxis.

Es una realidad que los transportistas están en alto riesgo de perder todo su esquema por razones de la pandemia y desinterés del gobierno -reiteró-, el cual debería escuchar a los líderes de este sector, pues ya son varias las manifestaciones, paros y enfrentamientos que han realizado durante meses y aunque están conscientes de que provocan cierta molestia, también es cierto que el conflicto se va agravando cada vez más y puede desbordarse.

“Los transportistas se quejan que el gobierno del estado ha invertido cero pesos en beneficio del transporte público, es decir nada, mientras que ellos asumen el costo social, pagando la impresión de los boletos de descuento del 50% a estudiantes, así como los boletos para las personas de la tercera edad o con discapacidad y con sacrificios lograron comprar camiones urbanos y sostener también en los taxis las tarifas más bajas a nivel nacional, pero lejos de reconocerlo, las autoridades sólo ofrecen castigos, infracciones y amenazas a los choferes para mandar las unidades al corralón”, abundó.

Por último, la precandidata de Fuerza por México a la gubernatura, dijo que “los transportistas esperan una solución institucional, de fondo, y creo que ya es tiempo de atenderlos y valorar el problema, pues en otros países y en varios estados, los gobiernos locales les otorgan verdaderos apoyos e incentivos o respaldo para sus financiamientos, lo que contribuye a mejorar el servicio en las localidades y colonias más apartadas, concluyó.