SOBREVIVENCIA – HUMANITAS

 Mtra. NIKOLA VARGOVA

La pandemia del COVID-19 nos enseñó casi la sobrevivencia total excluyendo los conflictos de guerra cuando ya se pierden todas reglas hasta la última gota de nuestra esencia humana. Pensaremos que vamos estar 40 días encerrados, rompimos la cadena del contagio y casi ya llevamos un año desde cuando por primera vez se encerraron las oficinas del gobierno, los juzgados, los restaurants, las escuelas y finalmente todos empresarios fueron obligados tomar ciertas restricciones, de vez en cuando liquidatarios para ellos mismos. No quiero hablar negativo o criticar, pero si en estos momentos hablamos sobre la política social, debería verse su aplicación, como la humanidad nacional. Lo social precisamente sale de nuestra esencia de seres humanos, de la necesidad de ayudarnos.

Quiero hablar un rato sobre la Turquía conocida entre nosotros únicamente como un país árabe y realmente sin alguna política social, nos puede hasta sorprender la esencia humana que se está aplicando en todas las instituciones del gobierno, dentro de los hospitales, entre la gente misma. Lo primero el Estado está ayudando a los grupos más vulnerables a las familias con niños entregando la comida y el gas. El seguro social es gratuito y automático para cada joven cumpliendo los 18 años, que más que seguro evita que delinquen o caen a las adicciones por la inseguridad del futuro que en estos momentos sentimos todos. A los ancianos que no deberían salirse de sus casas para evitar el contagio o únicamente porque no pueden salirse por cualquiera enfermedad que están sufriendo, el Estado les lleva su pensión hasta la puerta de su casa, también con la asistencia médica requerida o cualquiera necesidad por conducta de sus trabajadores sociales. ¿Los parece utopía? Pues es política social, aunque yo más opino que es política humana que aplica Turquía como el Estado.

También los empresarios que sufrieron un buen en la consecuencia negativa de la reducción de los tiempos laborales o por la introducción del muy conocido “home office” no se quedan en este caso desprotegidos, en Turquía para estos efectos se estableció la Confederación de Empresarios y Productores Industriales que como organización nacional ofrece la ayuda a todos empresarios defendiendo sus intereses ante el gobierno.

Así podemos decir que sí, se puede. Sí, se puede vivir en harmonía, y según las reglas, si los ciudadanos tienen la seguridad social, cuando los ancianos no se quedan desprotegidos y los jóvenes, el futuro de nuestra sociedad tiene las metas y las ideas como crecer en su desarrollo personal.

Muchos no sabemos, pero la política social es una disciplina científica dedicada a estudiar y generar teoría para igual desarrollo de la comunidad urbana y comunitaria. La finalidad es la justicia social, el bienestar social y el orden social en el sentido legal. Por eso procuramos ser social, ser humanos, la pandemia del COVID-19 no es reto de sobrevivencia, tal vez es nuevo empiezo de nuestra transformación.