TONALTEPETL – 7 DE OCTUBRE 2021

Gustavo L. Solórzano

La vida viene sin instructivo, he leído en diferentes textos, es necesario entonces aprender en el diario caminar para poder crecer. Hoy la sociedad vive dividida, en un absurdo intento por reivindicar movimientos e imponer ideales. Incluso los términos hombre y mujer se multiplicaron en una serie de términos para algunos impronunciables. La plandemia sigue su curso, las “caídas de sistemas internacionales” y lo que falta. La sociedad se debate entre la aplicación de una sustancia seriamente cuestionada, de la que una gran mayoría duda y la minoría la acepta. “Es difícil empezar a vivir” dice el título de un libro publicado por Bernardo Verbitsky en enero de 1961. Por cierto, ese libro se lo regaló a mi madre un conocido de la familia que vendía bolitas de naftalina para la ropa, psicología es la base del texto.

“En medio de todas las arideces y desengaños”, dice el poema Desiderata, del latín, cosas que se desean. Existen cosas, momentos y circunstancias hermosas. Solo hay que dejarlas entrar a nuestra vida. Es necesario entender que tenemos muchas casas de que quejarnos, sin embargo, estoy seguro que son mas aquellas por las que necesitamos dar gracias. Por eso, hoy quiero compartirle algunas sanas y respetuosas sugerencias para nuestra vida diaria, hagamos la diferencia con una sonrisa.

No llames a nadie más de dos veces seguidas. Si no responde a tu llamada, asume que tiene algo importante que hacer; Devuelve el dinero que te prestaron antes de que la otra persona recuerde que te lo prestó. Esto muestra tu integridad y carácter. Lo mismo ocurre con paraguas, bolígrafos, etc. hasta lo más insignificante; Nunca pidas el plato más caro del menú, si vas de invitado, si es posible, pídele a tu benefactor que ordene el plato que elija para ti; No hagas preguntas incómodas como ′′ Oh, todavía no estás casado o ′′ No tienes hijos ′′ o ′′ Por qué no compraste una casa? ¿o por qué no compras un auto? Por el amor de Dios, no es tu problema.

Siempre abre la puerta a la persona que viene detrás de ti. No importa que sea niño, niña, joven o adulto. Uno no se hace pequeño tratando bien a alguien en público; Si viajas en taxi con un amigo y el paga, corresponde la próxima vez; Respeta los diferentes tonos de opinión. Recuerda que lo que es el número 6 para ti, puede ser el 9 para la persona que te enfrenta. Además, una segunda opinión es buena para una alternativa; Nunca interrumpas a la gente que habla, escúchale hasta que termine y sea tu turno. Evita las bromas pesadas, no todos las toleran. Da ′′ gracias ′′ cuando alguien te ayude. Felicita en público, corrige en privado; Casi nunca hay razón para comentar el peso de una persona. Solo di: ′′ Te ves fantástico “. Si quieren hablar de su pérdida de peso, lo harán; Cuando alguien te muestra una foto en su teléfono, respeta su privacidad, no deslices a la izquierda o a la derecha. Nunca sabes lo que va a seguir.

Si un amigo o compañero te dice que tiene una cita con el médico, no le preguntes para qué, simplemente di: “Espero que estés bien “. No los pongas en la posición incómoda de Tener que contarte sobre su enfermedad personal. Si quieren que lo sepas, lo harán sin tu curiosidad y finalmente, trata a todos con el mismo respeto, son humanos y los cargos son pasajeros. La vida da muchas vueltas.

ABUELITAS:

La barbarie, el aborto ha sido legalizado en Colima, es decir la vida y muerte, de seres inocentes ha quedado bajo el libre albedrío de sus progenitoras. Lo peor de todo es que quienes autorizaron su legalización, nacieron. Paradójico, en las cárceles, los derechos humanos protegen la vida de personas que han delinquido severamente en detrimento de ciudadanos, mientras que los inocentes no nacidos, vienen ya condenados a muerte. En su salud lo hallarán. Es cuánto.