UdeC con docentes internacionales en clases a distancia

Los académicos Francisco Martínez, de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Colima, y Emerson León, de la Facultad de Ciencias de la Universidad El Bosque de Bogotá, Colombia, impartieron de manera común la materia Química orgánica, como parte de la estrategia de internacionalización en casa que impulsa la UdeC.

Sobre la experiencia, compartieron que ha sido gratificante porque las estrategias pedagógicas tuvieron que acoplarse a un grupo multicultural y a países con diferentes horarios: “Si bien la idea central es compartir el conocimiento entre investigadores y estudiantes, las clases han ido más allá; se han convertido para las y los universitarios en el primer paso para afianzar la movilidad académica y una ventana para explorar colaboraciones de investigación y cursos”, coincidieron.

Por su parte, Francisco Martínez comentó que “ésta fue mi primera experiencia internacional en 30 años de dar clases y me gustó mucho, porque uno se acostumbra a trabajar de cierta manera, y el hecho de tener en clase a personas de distintas culturas te da otra visión; quizá nosotros le poníamos más énfasis a ciertos temas, ellos a otros, y entonces el reto era empatar los contenidos”.

El principal objetivo, continuó, “es que los estudiantes aprendan y esto también nos da la oportunidad a los docentes de aprender nuevas estrategias pedagógicas. Lo que en un inicio se planteaba como enseñanza para los estudiantes, terminó enseñándonos a nosotros como profesores”.

Los trabajos generados por los estudiantes mexicanos y colombianos se basaron en que cada equipo debía desarrollar las partes farmacéutica, toxicológica y la actividad biológica de un elemento de la tabla periódica. La estrategia pedagógica, comentó en su turno León Ávila, “fue el aprendizaje colaborativo; ellos creaban sus propios foros de discusión, daban respuestas, investigaban y, cuando tenían sesión con los profesores, exponían sus experiencias”.

Esta estrategia, coincidieron los académicos, “ayuda a generar seguridad, capacidad de liderazgo y a perder el miedo a nuevas experiencias”. Al mismo tiempo, les permitió conocer y experimentar un intercambio internacional desde casa.

Para Francisco Martínez y Emerson León, las clases espejo “son algo positivo que dejó la pandemia, porque se trata entender el proceso de aprendizaje de otro país”. Esto les genera mayor interés para salir de sus países y aprender; “como profesores, nos ha forzado a salir de nuestra zona de confort. La tecnología nos permitió entender que realmente no sabemos todo y que, si la usamos bien, podemos obtener cosas interesantes”, coincidieron.

Francisco Martínez dijo que éste es el primer paso de una serie de actividades, intercambios presenciales e incluso dobles titulaciones; “es una ventana de oportunidades que nos permite vernos como Latinoamérica y que hacemos bien las cosas, que formamos a profesionistas con buenos conocimientos”.

“Hay que ser soñadores; ésta es una carrera larga; en la Universidad El Bosque aspiramos a realizar aportes y convenios para generar artículos. Éste es el primer escalón para lograrlo”, finalizó.