VASCO DE QUIROGA: 58 AÑOS – SOCIALIZANDO DATOS

Balvanero Balderrama García

balvanero@gmail.com / @Balvanero.B

A Madre Angelita, por ser el símbolo que es

Los grandes proyectos inician con sueños de personas visionarias. Ejemplos hay muchos.

En esta ocasión me quiero referir, brevemente, al caso de la Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga, que el 8 de diciembre de este me cumple 58 años.

Margarita Septién Rull, fue quien inició este proyecto educativo con un perfil altamente social, en la Hacienda de Nogueras, Comala. Se pensó para las mujeres, en un inicio, sobre todo para las mujeres rurales.

De entonces a la fecha, mucha agua ha pasado debajo de los puentes. Y la evolución de Vasco de Quiroga, como tradicionalmente se le conoce, ha sido permanente.

Un acontecimiento nodal en esta evolución lo fue la reconceptualización, que vino a insertar a la primera escuela de Trabajo Social en la entidad, en el contexto internacional del pensamiento y acción en el área.

Una vez definido y establecida la carrera técnica en Trabajo Social, se fueron incorporando el bachillerato, la licenciatura y la maestría. Se dice rápido, apenas 23 palabras, pero implicó gran esfuerzo, tesón, entrega, compromiso, sacrificio, amor al proyecto.

Grandes mujeres y hombres -mayoritariamente ellas- han sido colaboradores, colaboradas, y continuadoras de lo que inició Margarita. Por supuesto que en primera línea está la Madre Angelita Escobosa Hass, en el mismo lugar -el mismo cuarto- desde que la fundadora le entregó las llaves de la escuela “en una caja de zapatos”, desde agosto de 1978 a la fecha. Los nombres de mujeres- principalmente, y hombres que ha colaborad es extensa. No habría sido posible, ni antes ni ahora, sostener este proyecto sin la desinteresada colaboración de grandes docentes. Cientos, miles de egresadas y egresados pueden afirmar que Vasco de Quiroga transforma vida y conciencias.

Una gran cantidad de estas personas, ahora con el nivel técnico y/o la licenciatura, no habrían podido acceder a estudios si no hubiera sido en la escuela que Margarita soñó y echó a andar. Ahora, 58 años después, siguen adelante la carrera técnica, la licenciatura y está por egresar la primera generación de la maestría.

Si atendemos a la frase: por sus frutos los conocerán; los frutos del Vasco son abundantes y de provecho para la sociedad. Larga vida a la Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga.

Sueños por materializar

Hay otros sueños que se vuelve complicado materializar. Un mundo en el cual las y los niños estén en la escuela y no trabajando, aún es lejano.

El 07 de diciembre se dieron a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) 2019. Unos datos para ilustrar esta necesidad de avanzar en la materia: a nivel nacional, comparando los tres levantamientos más recientes tenemos que en el 2015 el 12.4% de la franja etaria de 5 a 17 años estaba realizando lo que se denomina trabajo infantil; en el 2017 bajó a 11.0% y en el 2019, se ubicó en 11.5 por ciento. El estado de Colima está por encima de esa media nacional, al contabilizar 13.9% del rango de edad referido; si hablamos de ocupación no permitida la entidad se ubica en el noveno lugar nacional con 8.6%.

Los datos ahí están, para el análisis y las propuestas, la política pública.

#PorTodoslosDerechosparaTodaslasPersonas