EL ROBO – HUMANITAS

El robo es en la sociedad uno de los delitos más frecuentes, aunque a veces no le damos mucha importancia. Tal vez robo calificado cometido con el uso de la violencia entendemos como delito grave que puede finalmente concluir en un daño patrimonial, olvidando que el robo simple también trae grave afectación a la sociedad que a largo plazo consistente en la pérdida de los valores. Robo en general se está relacionando con objetos materiales y así lo define el código penal, como acción de la persona que se apodera de bien mueble ajeno y sin consentimiento de la persona que pueda otorgarlo conforme a la ley. Pero en nuestras vidas nos robamos también ideas, amigos, puestos laborales … La emoción negativa, la envidia nos lleva que nos intentamos apropiar de lo que tiene compañero de trabajo, vecino, hermano, a vez de admirar sus logros. Aunque en este caso tal vez la resulta no es directamente daño patrimonial pero las consecuencias consisten en los daños emocionales que desarmonizan el entorno social.

Los valores dentro de nosotros, son lo máximo del sentido colectivo y en este sentido se desarrollaba desde la cultura griega o romana. Los filósofos como Soctares, Platón o Aristóteles reconocían virtudes humanas como prudencia, justicia, fortaleza y templanza. Aunque no somos animales, con los valores o virtudes no nacemos, es un atributo adquirido durante nuestras vidas. Los valores están relacionados con el valor, el precio de la cosa, de la salud, de la vida. La moral en este sentido ayuda a las personas establecer el precio de todo. Los objetos siempre han tenido, tienen y tendrán propiedades, lo que no siempre han tenido o tienen significación. La historia y evolución de los valores como importancia real de las propiedades de las cosas, está íntimamente vinculada a la historia del ser humano. La vida con su valor máximo no se puede robar como tal, aunque en cierto sentido podemos hablar sobre apropiación de una identidad ajena de nuestra persona si adquirimos la identidad de otra persona poniéndonos a lugar de ella como la expresión metafórica o de manera literal robamos la identidad relacionada con los documentos de identificación. ¿Pero hay diferencia entre el robo de un lápiz o robo de un carro particular? Personalmente no hay ninguna diferencia si se hace sin presencia de la violencia de cualquier tipo porque lo importante es la intención apropiarse de algo que en nuestra conciencia sabemos que no nos pertenece.

Como desde los antiguos griegos sabemos, que la vida buena es la vida moral. El objeto no es únicamente la moralidad, pero el resultado de la moral que es la vida buena para el hombre, las concepciones de vida buena, relaciones y convivencia de los hombres que debe enseñarse como principio desde los niños, desde las guarderías y las escuelas. Nuestros hijos no pueden hablar sobre la justicia o punibilidad, porque todavía no llegaron a tal grado de desarrollo, pero pueden aprender los valores, pueden entender que quedarse con algo que no les pertenece no es correcto, que un lápiz o libro de su compañero tiene valor y tal vez le puede faltar. Empezamos ser humanos desde nosotros, desde nuestras casas, nuestros hijos y este sentido positivo convertimos a la transformación social.

1,942 comentarios en "EL ROBO – HUMANITAS"