¿JUCIO POLÍTICO A IGNACIO PERALTA? – Análisis Político

Por Abel González Sánchez

La oposición al PRI, principalmente Morena, así como los grupos políticos locales en contra de José Ignacio Peralta Sánchez, gobernador del estado, y de su equipo político como responsables de la administración estatal iniciaron a tocar los tambores de guerra para realizarle un juicio político, pero igual está ocurriendo en varios estados del país en donde los partidos tradicionales perdieron y están obligados a rendir cuentas.

Poco más de dos meses faltan para entregar su administración estatal y algunos medios nacionales empezaron a golpearlo políticamente, pero si recordamos cada seis años ocurre lo mismo, y aunque la gobernadora electa Indira Vizcaíno Silva ha repetido públicamente que realizará exhaustivas auditorías al gobierno estatal, a la gente común ya no nos sorprenden, ni vamos hacer leña del árbol caído, porque pareciera casi una tradición política popular y cultural, presenciar a las sucesiones del estado como si viviéramos en las monarquías ¡El Rey ha muerto y Viva el Rey!

Ignacio Peralta Sánchez apareció hace seis años como la mejor alternativa política para la entidad, destapándolo como el candidato del tricolor con mejor perfil, con un bonito lema, “Vas a vivir Feliz, Seguro” convenció y ganó la gubernatura, sin embargo la situación económica estatal y nacional, el aumento de la inseguridad pública nacional y la pandemia le complicó su administración, según sus recientes argumentos, por tal motivo está su administración sumida en una grave crisis económica y de imagen, aunque la imagen la perdió más porque se retiró mucho de la sociedad colimense y hasta de sus propios cuadros gubernamentales al permitir la división de su gabinete en grupos y en lo económico tuvo que hasta intervenir el presidente Manuel López Obrador para resolverle la suspensión del pago de los burócratas, al adelantar los recursos de las participaciones federales y así acrecentar el gran problema como ya es costumbre cada seis años, haciendo así una bola de nieve.

En el mensaje personal del mandatario estatal que en forma reciente le hizo al presidente Manuel López Obrador buscó justificar su endeudamiento y falta de pago a los empleados estatales, situación que fue similar al final de la administración estatal de Mario Anguiano Moreno motivo por el cual fue perseguido legal y políticamente. Aunque la derrota sufrida por el PRI de la gubernatura de Colima y en los municipios en los pasados comicios del 6 de junio en gran parte se debió a los conflictos internos del PRI y del mismo PAN por su desvinculación con la sociedad, así Ignacio Peralta y el PRI recibieron un gran golpe histórico que ha dado paso a la alternancia política en la entidad, es un hecho inédito porque el tricolor conservó el poder en todos los comicios celebrados con anterioridad, más sin embargo la sociedad colimense y de la mayoría de los estados del país ahora decidieron por el cambio a favor de Morena también, no es caso exclusivo de Colima o de Ignacio Peralta.

PERSECUCIÓN A EX GOBERNADORES A 23 gobernadores y ex gobernadores los tienen en la mira según fuentes extraoficiales porque se aproxima la verdad de Morena respecto al combate de la corrupción, varios medios nacionales les ha tupido a varios gobernadores y ex gobernadores, entre ellos al de Colima, Nacho Peralta. Pero si recordamos cerca de 16 ex gobernadores y gobernadores poco antes de llegar a las elecciones del 2018 estaban entre encarcelados, prófugos con orden de aprehensión y otros bajo proceso, cinco estaban presos, dos bajo proceso en libertad, cuatro sujetos a investigación, tres prófugos y dos en libertad, uno tras ser encarcelado en España, Humberto Moreira, y otro luego de ser investigado en Estados Unidos, Eugenio Hernández.

Capturaron a Tomás Yarrington en Florencia, y a Javier Duarte, en Guatemala, la declaración judicial de prófugo de César Duarte, de Chihuahua, y la libertad por razones de salud pero sujeto a arresto domiciliario del veracruzano Flavino Ríos, los encarcelados: los priistas Mario Villanueva Madrid, de Quintana Roo; Andrés Granier, de Tabasco; Jesús Reyna, de Michoacán, y Flavino Ríos, de Veracruz, y el panista Guillermo Padrés, de Sonora. Sujetos a proceso bajo amparo, dos: Luis Armando Reynoso, panista de Aguascalientes, y Rodrigo Medina, priista de Nuevo León. Investigados, cuatro: César Duarte, de Chihuahua; Roberto Borge, de Quintana Roo; Fidel Herrera, de Veracruz, quien renunció al consulado de Barcelona para venir a defenderse de Miguel Ángel Yunes, según dijo al dejar el cargo, entonces con estos datos el PRI entonces persiguió más a los ex gobernadores antes del 2018.

EL PRI PERSIGIÓ MÁS A LOS EX GOBERNADORES Más de la mitad de gobernadores fueron perseguidos y cuestionados por los mismos priístas antes de llegar al 2018, sin que devolvieran los miles de millones de pesos que les exigían regresaran, varios asuntos se acreditaron que fueron venganzas políticas de los mismos gobernadores entrantes, pero sí lograron engrandecer la imagen de la corrupción del erario público, por tal motivo solo dos o tres tuvieron que regresar algunas propiedades por corruptos, pero los miles de millones que decían se robaron todos era falso, porque algunos estados irresponsablemente gastan más de lo que les asigna la federación o tienen en las arcas de las finanzas locales endeudadas por años, la Secretarías de la Función Pública y organismos anti corrupción no funcionan bien cuando en realidad es la falta de controles en las finanzas cuando hay deudas estatales y municipales que empeora la opacidad en que operan muchos gobiernos estatales y municipales, es un tema que urge resolver de fondo.

La gente común lo único que vemos es que sí se han enriquecido la mayoría, la ciudadanía por lo general cuestiona a todos sin distinción. El gran problema de fondo es que no hay claridad para la población sobre el manejo de las finanzas del orden federal, estatal y de los municipios y si el aumento de la deuda estatal es imparable es que no fue manejada bien ni utilizada correctamente desde un principio y todos los gobernadores la van abultando, pero además hay un vacío legal, ¿Por qué solo meter a la cárcel a los ex gobernadores y no a los diputados locales que las aprobaron, y en el caso de los ayuntamientos porque no fincarles responsabilidad a los regidores, así a los diputados federales y senadores, lo cierto es que la persecución de los gobernadores es tarea de la Secretaría de la Función Pública y de los Órganos locales que fueron creados para ello, pero que lamentablemente no funcionan.

Ojala a Sergio Jiménez Bojado como presidente estatal de Morena local no se le ocurra hacer una encuesta para saber si enjuiciamos o no a los ex gobernadores de Colima, porque a la gente le gusta los linchamientos como en la lucha libre, pero es puro show.