LA DICTADURA DE LA PANDEMIA – HUMANITAS

 Mtra. NIKOLA VARGOVA

El tema de la pandemia es nuestro pan diario, pues afecta a todos y también de manera drástica cambio la orden de nuestra sociedad por completo. Aunque estamos en la democracia, las restricciones y recomendaciones relacionados con el cuidado o el obligatorio resguardo, dictan los gobiernos, pues de simple forma dicho si se trata de la dictadura de la pandemia que cambio la orden social. La pandemia nos gobierna de la forma total por medio de nuestros gobernantes.

Aunque en estos tiempos no estamos en el modo de la vacunación obligatoria, el gobierno recomienda a ciertos grupos vacunarse y ya se escuchó de varios fuentes que talvez podría el cierre de los juzgados combatir la vacunación obligatoria de su personal o de los litigantes. Las ideas que están forzando un acto sabiendo que viola los derechos de las personas. ¿Pero porque el gobierno nada más nos recomienda la vacunación? Porque la vacunación según su recomendación nos da beneficios en la forma que no nos enfermamos o si nos enfermamos las consecuencias negativas no serán tan fuertes. Si estamos hablando de los intereses de la sociedad en relación con el combate en la pandemia, en este caso no prevalecen ante los derechos del individuo y así como lo está haciendo nuestro gobierno, como buen padre nos puede recomendar, pero la libertad de la decisión está en nosotros. Les quiero decir un ejemplo, hay religiones que no permiten la transfusión de sangre de una persona a otra, aunque esa sufrió un accidente y la negativa puede poner a riesgo su vida. En este caso, aunque existen principios médicos relacionados con el ejercicio de su profesión, no pueden vulnerar derecho de la persona relacionada con sus creencias religiosas, como también su derecho a libre desarrollo de la personalidad relacionado con estas decisiones. La aplicación de la vacunación obligatoria prácticamente es lo mismo, porque la libertad de la decisión ponérsela o no, está relacionada con los derechos individuales, aunque la negativa talvez puede poner en el riesgo nuestra vida. El interés social en relación con la vacunación obligatoria en muy difícilmente argumentar, porque no existe algún estudio científico o mínimo la estadística, que nos puede asegurar, que la aplicación de la vacunación disminuye los contagios del COVID-19.

También la aplicación de la vacuna obligatoria como un requisito para entrar al edificio o dedicarse a cierta profesión es violatoria hablando de los derechos de los individuos. Pues el ejercicio de la profesión esta regulado con las leyes especiales, como la emisión de la cedula profesional también, e impedir entrada a un profesionista al edificio o para ejercer su profesión por no aplicarse la vacuna a parte de su libre desarrollo de la personalidad y libre ejercicio de la profesión vulnera los principios de la legalidad.

La justicia durante esta pandemia se imparte con los cierres obligatorios, sin pensar en el interés social, sin defender los intereses de los menores. Pues seria bueno tener la misma medida para todos asuntos, si queremos señalar personas por no ser vacunadas, deberíamos primero hablar sobre el interés de la sociedad en la impartición de la justicia que tiene su supuesto legal en el articulo 17.- constitucional porque precisamente este artículo dará el fundamento legal a la vacunación obligatoria porque la necesidad de aplicársela señala una ley y no la decisión de un individuo.