TEMPERATURA II – 14 DE FEBRERO DE 2022

SEAN OSMIN HAMUD RUIZ

¿Será que la administración estatal anterior tiene responsabilidad de la situación de terror y angustia que estamos viviendo?

¡Por supuesto!

¿Y la anterior a la anterior? ¿y las otras? Hay que decirlo, sí.

¿Y las administraciones federales? Históricas y actual, sin duda.

Pero no van solos en esa descomposición. La sociedad civil, organizada o no, hemos tenido nuestra contribución. Principalmente tolerando. Por un lado, como el avestruz, escondemos la cabeza con la esperanza de que “si no lo vemos, no sucede”, muy lejos de exigir a la autoridad, denunciar el crimen o al hacer cotidiana la apología del delito viendo narco series o escuchando narco corridos. Dirán muchos, no vale la pena convertirse en quijotes, y con los niveles de impunidad y desaseo en la aplicación de justicia hay razón en ello, pero eso no significa que no se cargue con parte de la culpa.

Sin embargo, todo lo anterior tampoco justifica el actuar del novel gobierno que, muy lejos de mostrar una empatía necesarísima con la población en general, mostró un lado muy flaco de sus aptitudes y capacidades de respuesta y reacción frente a la crisis. Nadie duda que la complejidad del momento rebase a cualquiera, pero el supuesto es que hay recursos, inteligencia, capacidades, información, ganas y valor para enfrentar y resolver. Y si no es así, también debemos conocerlo.

Desde lo sucedido en el CERESO, intuitivamente se premonizaba que las cosas se complicarían. Pero parece ser que solo se minimizó ese “hecho aislado”.

La semana pasada escribía sobre la olla hirviente de ranas. Todo parece indicar que se le dio un subión al fuego. Todo parece indicar que no podemos ya ignorar esta alta TEMPERATURA.

MICROCUENTO

Me dije tuyo y no me arrepiento. Te entregué mi trémulo corazón para que hicieras con él lo que quisieras. Nunca imaginé que terminaría hecho puré, presentado en una finas galletas de soda con toques de romero y albaca.