UNA MIRADA AL PATRIMONIO ARQUITECTONICO COLIMENSE: EL EDIFICIO DE LA ANTIGUA ESCUELA DE ARTES Y OFICIOS – TEXTOS AL MINUTO

Por: J Jesús Jiménez

Textos al Minuto comparte una mirada a uno de los edificios históricos más bonitos de nuestra ciudad, rodeado de historia, establecido en lo que fue la antigua Plazuela de la Concordia y hoy el Jardín “Juárez”.

Este peculiar edificio del patrimonio arquitectónico colimense, fue construido por órdenes del gobernador revolucionario Juan José Ríos, en 1916, encomendando la obra al alarife Leonilo Chávez Ortiz, quien se distinguió notablemente por la construcción de pedestales y tumbas monumentales, con excelso estilo.

Dentro de sus altos muros de ladrillo rojo y basamento de piedra, se encuentra hoy el Archivo Histórico General del Gobierno del Estado, pero en sus orígenes fue construido para albergar la Escuela de Artes y Oficios. A lo largo del siglo XX tuvo varios usos, entre otros, fue sede circunstancial del Ejecutivo estatal; colegio y oficinas de un partido político; sufriendo transformaciones en su diseño original, aunque aún conserva su belleza arquitectónica.

Se encuentra en una zona cuyo desarrollo de viviendas y edificios detonó con la llegada del ferrocarril, primero de Manzanillo a Colima en 1889, y luego de Tuxpan a Colima, en 1908.

“El edificio de La Concordia”- como le llama la gente-; la estación del ferrocarril; el que fuera la casa de un representante del gobierno alemán y en los 40s del siglo XX la sede original de la Universidad Popular de Colima, y hoy Hemeroteca de la Universidad de Colima; forman un complejo histórico que vale la pena visitar. Aún quedan algunas casas típicas de fines del siglo XIX y principios del XX. Como por ejemplo, la tienda “La Nueva York” (esquina Revolución y Abasolo).

Cercanos a este bello edificio, se encuentran los barrios: Campo Dos, San Martin de Porres, El Caballito Negro, María Auxiliadora, y el barrio del Jardín Núñez.

Por el lado oriente del edificio, en un eje que cruza el jardín Juárez y que comunica el centro histórico con las colonias El Tívoli y otros nuevos e importantes asentamientos; todos los días transitan muchas personas, que observan y reconocen esta construcción histórica, ubicada en la esquina que forman las calles Díaz Mirón y Jesús Carranza.

Tiene de vecino a una majestuosa parota y un árbol de una fruta exótica: el Jaimito, del tamaño de una ciruela española, pero sin hueso y con una pulpa dulcísima y morada.; también los bustos de Benito Juárez –colocado sobre una columna pedestal, cuya base rodea una cadena que simboliza la unión fraternal; un busto del general y caudillo agrarista Emiliano Zapata, y hasta un monumento dedicado a Cupido, colocado hace pocos años.